#saltaotravez

-Salta otra vez.

Y yo pregunto hacia dónde dirigirme. Qué precipicio o vacío he de escoger, esta vez.

Le tengo vértigo al vértigo. Y miedo a las alturas.

Me asusta el vacío constante que te abraza mientras caes y esa sensación claustrofóbica de no llegar al final del destino, manteniéndome siempre a la deriva en el aire. Sola.

Tengo miedo de no saber controlar ese salto a la nada.

Miedo de no saltar, también.

Miedo al miedo.

¿Cuántas preguntas caben en una sola? ¿Cuántas maneras de saltar cabrían en una sola respuesta?

Alguien argumenta: salta otra vez.

Y no dejo de pensar de cuántas maneras podría hacerlo sin salir lastimada de mi salto a un vacío que desconozco.

¿Alguien me tenderá su mano antes de precipitarme al dolor de chocar con la inevitable realidad?

-Salta otra vez, te digo.

Y el único salto que me atrevo a dar es a reconocer cuantos errores he cometido, cuantas personas haya dañado o cuantas lágrimas haya podido desprender de mis ojos sin sentido.

-Salta….

Y el vacío antes de saltar convergió en mí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s