Tsunamis que lo destrozan todo.

He dejado que, por fin, el olor a tierra mojada entrara por mi ventana.

Pero no fue sólo lo que se coló anoche…

Un tsunami de recuerdos lo fue invadiendo todo por su paso.

Tu olor.

Tu voz.

Tus palabras al oído, como en un lento y aterciopelado susurro…

Tu tacto.

Y la brisa puso a mi piel en alerta.

Y las miles de olas que lo arrastraron todo con tu recuerdo….destrozaron el presente que había construido sin ti.

Se hizo tan sobrecogedor, que pude sentir tus labios sobre mi cuello…aunque tú ya no estás. Ni existes.

Los días de lluvia se convierten en eso…

En echarte de menos, mientras me intento convencer a mi misma que todo fue un mal sueño.

Sólo espero que nunca vuelvas a aparecer, para no romper esta fantasía de inventarte y volverte a borrar cuando llueve sobre mi calle.

Sobre mi piel.

Sobre los cientos de besos que dejaste marcados, como si de tatuajes se trataran, sin terminar de cicatrizar.

Sin acabar.

Sin repetir.

 

llueve-a-traves-de-la-ventana

Anuncios