La necesidad de una educación de calidad.

"Por otro lado no me queda más que estar agradecida de haber descubierto
que somos muchos los que creemos en que otra educación es posible una
verdadera revolución pedagógica, una educación crítica, donde se forman
profesionales, pero también pensadores. Donde el conocimiento sea una
herramienta para la evolución social y personal, y no por interés de
una minoría directiva-empresarial. Donde las personas ganen
herramientas y recursos, no dogmas, ni automatismos, ni mecanismos de
actuación incuestionables. Donde entrenarse únicamente para ser
efectivo laboralmente sea, sencillamente, una opción mas a escoger, de
entre tantas otras."

Este texto, pertenece a una compañera que sufrió el acoso de los Mossos en la Universidad de Barcelona. Un acoso injusto e incierto basado en la represión a la voz de los estudiantes, los mayormente afectados por el Tratado de Bolonia. Un Tratado que convierte la educación, aun más de lo que ya lo es hoy, en un camino hacia la productividad sin importar conocimientos, ni aprendizajes. Sin importar el docente, ni el discente.

Noam Chomsky en su libro "La (des)educación" ya comenta que lo que verdaderamente existe en nuestras escuelas y universidades es un modelo colonial de enseñanza diseñado primordiarmente para formar profesores cuya dimensión intelectual quede devaluada y sea sustituida por un complejo de procedimientos y técnicas; un modelo que IMPIDE el pensamiento crítico e independendiente que no permite razonar más allá de las explicaciones y que considera a estas las únicas posibles.

Se nos enseña a estudiar, pero no se nos enseña a razonar, ni a crear conceptos críticos sobre la política que nos rodea, sobre la economía que se genera desde los países ricos (que esclavizan y mantienen en la pobreza a los pobres), ni se enseña a razonar sobre lo que sucede en nuestro mundo. Y si nos enseñan de esta manera, básicamente es para no crear alumnos molestos, para no crear ciudadanos discordes con nuestro gobierno, ni con su manera de actuar, para no generar ciudadanos que piensen y alzen su voz en señal de protesta.

Os recomiendo que os leais "La (des)educación" de Noam Chomsky y que finaliceis el testimonio de esta compañera en la siguiente dirección que aparece en esta pequeña nota de mi pensamiento crítico.

http://www.lahaine.org/index.php?blog=2&p=37105

Seguro que alguno de vosotros extrae mayores riquezas de este texto y de este testimonio que muchos años de enseñanzas dirigidas.

Anuncios