El mundo de hoy

Es extraño este mundo nuevo, telemático, frío y descoordinado.
Las personas se relacionan a través de máquinas, en vez de entablar relaciones en la calle, en un bar, en un parque o en una cola de un cine.
Se desconfía unos de otros.
Ni siquiera se devuelven las sonrisas que alguien regala sin solicitar nada a cambio cuando simplemente, caminamos por nuestro barrio…y cuando alguien lo hace, brilla la Vida. Brilla la comunicación silenciosa, la armonía entre dos entes semejantes.
Quizás, sin saberlo, se han alegrado dos corazones necesitados de aquellas relaciones que antaño los humanos establecíamos.
El mundo de hoy, es individualista. El colectivismo sólo está llamado a mantenerse a través de las quejas de lo que nos sucede alrededor.
Nos unimos para protestar, aunque cada día el conformismo nos gana…aún hay una pequeña llama preparada para levantar la voz contra lo injusto.
En mi hoy, la información se desvirtua en función de quién la da.
La comunicación se llena de interferencias.
El contacto real se pierde.
El mundo de hoy respira de otra manera que antaño lo hacía.
El mundo de hoy, empieza a dejar de ser MUNDO.
Anuncios