La información de hoy

   No sé qué sucede. Soy incapaz de sentarme frente a un televisor a dejar pasar mi vida frente a la pantalla.
   No sé si en otro momento lo hubiera podido hacer. No sé si en otro instante hubiera dejado de ser yo.
   Hoy, me siento incapaz de hacerlo, porque hoy, no confío en la información que se me da en los medios de comunicación.
   Hoy, siento como si todo fuera parte de un entramado que no tiene nada que ver conmigo.
   Las noticias, suenan diferentes de una cadena a otra. Los sucesos lo engloban todo, más de lo que debieran.
   La información se ha convertido en un circo.
   Nada de lo que me cuentan o dicen o me hacen pensar, ni reflexionar. Solo proyectan en mí una gran carga de palabras, de imágenes, de acontecimientos que poco o nada tienen que ver con lo que desearía sentir o escuchar. O incluso ver.
   Todo se me antoja esperpéntico. Distante. Errado.
   No sé qué sucede que la población de hoy ya no desea pensar. O no la dejan. O no interesa.
   No sé qué sucede hoy, que los individuos se enganchan a historias absurdas de dos mil capítulos cada sobremesa, cada anochecer,…A diario.
   No sé qué me molesta tanto de este bombardeo continuo de "no información".
   No sé ya ni quién soy….
   Y sucede que días como los de hoy, la reflexión me invita a albergar una esperanza en el proceso continuo de la información.
   En un posible y necesario cambio.

Anuncios