Aptitudes y desconocimiento propio

 
   Resulta terriblemente extraña y dolorosa, sentir la sensación de ser capaz y ,sin embargo, uno no creérselo.
  
   Resulta terrible y rastrera, la acción del boicoteo a las capacidades que uno mismo tiene y que, o no conoce a ciencia cierta o éstas, van surgiendo de poco en poco, haciéndonos descubrir nuevos recovecos de uno en sí, hasta ir alcanzando una dimensión bastante diferente de la que en un principio pudiéramos tener de nosotros mismos.
 
   Resulta gratificante y asombroso, que alguien que se encuentra a diario a tu lado, sea capaz de ver más allá en tí de lo que una misma pudiera vislumbrar.
 
   Resulta maravillosa y desafiante, la confianza que depositan otros sobre uno mismo, mientras que tú, aún asustado, intentas divagar hacia la razón que otros pudieran tener para encontrar en tí otras aptitudes que, la verdad, sentíamos ocultas en nuestro inmenso interior intransitado.
 
   Resulta embriagador, esa sensación de despertar a la realidad, observarse a uno mismo desde un prisma lleno de colores brillantes y desde una perspectiva totalmente diferente a la de antaño y descubrir una fuerza que te empuja a ser como algunas personas (y coincide, con que suelen ser las que más nos quieren y nos apoyan…) esperan de tí, ofreciendo todo lo bueno y lo mejor de uno mismo….
 
   Ahora, sé que soy capaz de correr kilómetros con la sola ayuda de mis pies y mi eterno acompañante: Jaume. Que soy capaz de luchar por lo que más me motiva: mi trabajo y que otros confíen en mi hacer para con ellos y en mis aptitudes, mis habilidades y en mi actitud para desempeñar un puesto especial en mi lugar de trabajo…
 
   Ahora, soy yo misma multiplicada por dos: la que cree y desea seguir creyendo en ella y en lo que le rodea, la que confía y la que desea que confíen en ella, la que se esfuerza y la que asume nuevos retos.
 
   Resulta asombroso y espectacular los cambios que acontecen, a menudo, en los seres humanos.
Anuncios