Despertares

  Echaré en falta, el día que ya no estés a mi lado, esos despertares eternos que tenían que finalizar en algún momento, para poder iniciar el día…
 
  …ese día, que hubiese querido no tener que comenzar… que ya  había yo iniciado desde el primer momento en el que tus manos hubieran podido rozarme para indicarme que el sol entraba ya por la ventana y los quehaceres diarios reclamaban nuestra presencia y yo, yacía subyugada a la presencia de un tacto latente, perenne, intenso… que se adhería a mis poros sedientos de algún tipo de contacto para entregarme al día y su luz…
 
   Echaré en falta cada mañana que no estés a mi lado.
 
   Gritaré y reclamaré tu presencia cuando me faltes, porque los días que nacen sin ese despertar, sencillamente, se me tornan densos y faltos de interés… y parece como si premonizaran el lento pasar del tiempo…
 
   Y así, culpando a la ausencia de ese tacto en mi despertar diario al mundo, hago que conste como obligación diaria, la búsqueda de las yemas de tus dedos sobre mi piel durmiente.
Anuncios